Tenemos el mar

Todos tenemos un beso en el pecho,
un verso escondido morando en el universo.
Todos tenemos algunos recuerdos,
olores prohibidos volando entre sueños.
Todos tenemos la carne y el verbo
los libros, la risa, las nubes, el cielo.

Todos tenemos el mar,
un secreto en el lecho,
un barquito en el pecho,
un horizonte de sal,
y una quimera
donde un náufrago espera
que le llegue de nuevo
nuestra botella.

Todos tenemos el mar,
besando el cielo,
en la piel un recuerdo
que decide escapar
de alguna manera
y a veces se enreda,
si lanzamos al cielo
nuestra botella.

Todos tenemos las noches de estío,
el alba entre espumas que busca su sitio.
Todos tenemos un puente y un río,
un sueño imposible que aún no se ha ido.
T odos tenemos el rostro encendido
las manos, la lumbre, la piel, el abrigo

Todos tenemos el mar,
un secreto en el lecho,
un barquito en el pecho,
un horizonte de sal,
y una quimera
donde un náufrago espera
que le llegue de nuevo
nuestra botella.

Todos tenemos el mar,
besando el cielo,
en la piel un recuerdo
que decide escapar
de alguna manera
y a veces se enreda,
si lanzamos al cielo
nuestra botella.

Letra y música: Laura Trinidad y Diego Salas

Canción incluida en los discos ‘Beber el tiempo’ (2011) y ‘Erase una vez un poderoso Rovilegio’ (2010).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *