Un puente sobre el Danubio

He extraviado mis coordenadas
más al norte de mis entrañas
como un árbol que lucha por vivir.

Me he he enraizado en otra frontera
y bebido de la ribera
de un río que no tiene fin.

He bajado de las montañas
hasta un valle y he sido el agua
que moja tus labios al dormir.

Me han mecido las estaciones
sus ciclos y las canciones
que aún nos quedan por escribir.

Eres, el pájaro en mi ventana,
las campanas en la mañana,
el río que se desborda.
Ese tren que nos asombra,
un puente sobre el Danubio,
una bandera en el fin del mundo.

Eres, una liebre junto a la puerta,
anunciando la primavera.
Una estrella eres
floreciendo bajo la nieve.
Alumbrando para existir, como una vela en San Martín.

Te he trazado en todos mis mapas,
navegado en una balsa
rumbo a una corriente donde crecer.
He fondeado junto a tu adarve
en el día en que me enseñaste,
que eres mi sed y el agua donde beber.

Eres, el pájaro en mi ventana,
las campanas en la mañana,
el río que se desborda.
Ese tren que nos asombra,
un puente sobre el Danubio,
una bandera en el fin del mundo.

Eres, una liebre junto a la puerta,
anunciando la primavera.
Una estrella eres
floreciendo bajo la nieve.
Alumbrando para existir, como una vela en San Martín.