Semillas de plenitud

Vamos de la montaña hacia el ancho mar
y renacemos de nuevo a la tierra.
Para ganar a la inmensidad
llevo en mi vientre cientos de estrellas.

Y llevo dentro del corazón
a la niña que vive en mis piernas.
Y blancos pétalos
para amar a la anciana que espera

Y tengo el legado de los que me precedieron
fundiendo sus semillas
para que yo
pudiera echar a andar.

Llevo grabado un mensaje de paz en mis pupilas
con las noches que he tejido
con amores y los días
las ganas de caminar.

Y te lo queremos regalar
para que hagas con ello futuro
y venzas a la eternidad
con la ilusión, primavera y vida.