La vida que despierta

Siempre perfecta
y la más bella.
Encuentras consuelo
En mis caderas.

Siempre fantástica,
Siempre Mamá,
La palabra más grande
Que ahora sabes nombrar.

Juntos volamos
A Siempre Jamás.
Siguiendo las pistas,
Jugando a soñar.

El sol de puntillas
Podemos tocar.
Con guerras de cosquillas,
Tierras conquistar.

Siempre dispuesto a jugar.
Siempre dispuesto a sentir,
Reír, cantar, bailar,
Aventuras sin fin.

Constructor y dibujante.
Pirata, explorador.
Aprendiz y maestro.
Poeta e inventor.

Soy tu brújula en la senda
El hogar donde volver,
La Ítaca de Ulises,
La tierra donde llover.

Eres el sol que alumbra,
La vida que despierta
la naturaleza en mí.
El son que revolotea.

Tu calor nos inundó
Al primer minuto confiaste
Eras pequeño y gigante.
De nuestro amor llegaste.
La revolución comienza
En los brazos de una madre.

Eres la flor que crece
Allá por la primavera,
Que nacida de la tierra
Vuela a las estrellas.

Eres el astronauta
Con el que pisar la luna
En tu flamante cohete
Con una estela oportuna.

Tu amor me llena el vestido
De girasoles y amapolas.
Alimentas los sentidos.
Trotar, romper las olas.

Soy la palabra justa,
Eres la mirada atenta,
Soy el andar tranquilo
De este amor sin barreras.

Soy tu brújula en la senda
El hogar donde volver,
La Ítaca de Ulises,
La tierra donde llover.

Eres el sol que alumbra,
La vida que despierta,
La naturaleza en mí.
El son que revolotea.

Tu calor nos inundó
Al primer minuto confiaste
Eras pequeño y gigante.
De nuestro amor llegaste.
La revolución comienza
En los brazos de una madre.

Soy la margarita
Que no hay que deshojar.
Eres la suma que no resta.
El amor que hace avanzar.

El sentimiento más puro
Que se pueda encontrar
El de un niño a su Mamá.
Este amor atemporal

Soy tu brújula en la senda
El hogar donde volver,
La Ítaca de Ulises,
La tierra donde llover.

El agua del manantial
Que traspasa el tiempo
y el misterio,
nacido del mar.