Mundos de tinta

Hay un mundo de tinta, que sin permiso
despierta de un paraíso,
de un recuerdo empapado,
gateando por el tejado,
despierta sin previo aviso.

Vuelan desde una casa abandonada,
desde un desván las palabras,
pisadas por un camino,
paseado por el olvido
que asoma en la madrugada.

Encontré un pasadizo en forma de agua,
junto a una sombra sin decir nada,
en un hueco del papel,
una alfombra roja por si el misterio
de las palabras y su silencio,
tendida al borde de mis pies.

Cuando creí que, al fin, rompía el silencio,
me descubrí en medio de un verso
ajeno al canto de mi voz,
que, llamando la puerta de otra memoria,
cambió el sentido de aquella historia
tomando forma de canción.

Letra y música: Laura Trinidad y Diego Salas

Canción incluida en el disco ‘Beber el tiempo’ (2011)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *