Cuando se apague la última estrella

El viento, el desierto, el petróleo, el aceite de oliva o la mantequilla.
La ley del Talión, el respeto, el futuro, la espera en aquella estación solitaria.
La vida que prende en cada palabra, los libros, las lenguas perdidas, Babel;
la torre, el rey, el enroque en el ajedrez y en la vida.

La rueda, la imprenta, la pólvora, la invasión cultural y silenciosa.
El miedo a lo diferente, el consumo, el planeta,
el árbol que secó de repente en la puerta de tu casa.
El plástico, el silicio, el coltán, el vinilo, el prozac y el estado del bienestar.
Los hijos, el bronce, el fuego, desandar el camino y el primer mono que caminó erguido.

La aurora, las dudas, el hambre, la herrumbre, el principio de incertidumbre.
El asombro, la luz, el instinto y la virtud.
El instante preciso en que del laberinto escapó el corazón de Teseo.

El ruido, el big-bang, el deseo, los quarks, la intuición, la navaja de Occam.
Los labios, el alma, la espera y la calma.
El instante preciso en que el paraíso expulsó la razón y el deseo.

Seremos un suspiro antes del final,
un ruido en el vacío un abrazo frío de la eternidad,
cuando se apague la última estrella,
cuando se apague la última estrella…

Letra y música: Laura Trinidad y Diego Salas

Canción incluida en el disco ‘Beber el tiempo’ (2011)

One thought on “Cuando se apague la última estrella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *