49. Desbastado del mango

49. Desbastado del mango

Dando-forma-al-mango-desbastado

Hoy he empezado el desbastado del mango. Por ahora sólo he hecho desde el traste 1 hasta el 9, dejando la unión con la pala y el talón para mañana y ha quedado bastante bien. En realidad, esta parte ha sido mucho más sencilla de lo que esperaba. Finalmente no he usado el bastrén y he hecho todo el trabajo con una lima de hierro de 20 cm basta y otra fina.

Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

47. Colocación de los trastes

47. Colocación de los trastes

Trastes-en-la-guitarra

Tengo que admitir que me daba mucho reparo la idea de darle martillazos a la guitarra para poner los trastes, sobre todo desde el traste 13 al 19, que están sobre la tapa. Así que he ido demorando un poco esta parte, viendo vídeos como el de este guitarrero y su gato, que a Laura le recuerda al entrañable Geppetto. Aunque no es lo más común, algunos guitarreros ponen los trastes en el diapasón antes de pegarlo en el mango, pero yo no lo he hecho así. Ayer fui con mi guitarra al taller de Antonio ‘El Salao’, en el Parque El Majuelo en Almuñécar, le pregunté sobre la anchura de las ranuras para encastrar los trastes. Me atendió con la paciencia, disponibilidad y amabilidad de siempre. Gracias a sus consejos, hoy me he armado de valor y con un martillo de nylon he puesto los 19 trastes.

Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

46. Encolado del diapasón

46. Encolado del diapasón

Encolado-diapason-guitarra

El 30 de julio pegué el diapasón de ébano en la guitarra. Era una de las partes que pensaba que me iban a costar más, porque el mástil de mi guitarra tiene una inclinación de 1,5mm desde el traste 12 hasta el hueso de la cejuela. Esta inclinación del mástil se le da a la solera, aunque algunos guitarreros optan por hacer el mástil completamente en línea con la tapa. Yo pensaba darle esa misma inclinación, para pegar el diapasón al mango, quitando material de debajo del diapasón, de la zona de los trastes 12 al 19 con lija de grano grueso. Tenía mis reservas sobre cómo hacer para que quedara completamente recto ya que la lija produce pequeños “abombamientos” en la madera y es muy difícil de regular y conseguir una pendiente recta de unas pocas décimas de milímetro de altura. Gracias a una muy fructífera conversación con el maestro guitarrero Pablo Requena, donde también me dio consejos sobre afilado de las cuchillas, de la rasqueta de carpintero y sobre cómo poner los filetes y cenefas. Además,  me comentó que el material de esa zona del diapasón era más seguro y efectivo quitarlo con el cepillo de contrahilo bien afilado.

Por cierto, el ébano es una madera muy dura y densa, no flota en agua, así que hay que trabajarla con las herramientas muy afiladas. Cuando las virutas caen a la mesa hacen un ruido que parecen limaduras de hierro. ¡Qué contraste con la ligereza de la madera de cedro del mango!

Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

45. Visita del maestro guitarrero Ricardo Ramos de Puerto Rico

45. Visita del maestro guitarrero Ricardo Ramos de Puerto Rico

Regalo-madera-seca-cipres-y-pinoabeto

El 27 de junio tuve la visita del amigo y maestro guitarrero y luthier Ricardo Ramos de Puerto Rico. Él ha sido el primero en tener entre sus manos mi guitarra y ha compartido valiosísimos consejos para acabarla y para la realización de mis próximos instrumentos. En su visita me regaló, además, un juego de madera de ciprés y pinoabeto de calidad premium secados durante 5 años en su taller de Puerto Rico y listos para ser usados en mi segundo instrumento: una guitarra flamenca blanca. Todavía no he acabado el primero y ya suspiro por empezar a trabajar el ciprés. Gracias Ricardo por tus bendiciones.

Diego-Salas-y-Ricardo-Ramos-Guitarrero-Puerto-Rico

Diego-Salas-y-Ricardo-Ramos-Luthier-Puerto-Rico

Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

44. Encolado de los filetes y cenefas del fondo

Encolado-filetes-cenefas-fondo-guitarra

Estoy encolando los filetes y las cenefas del fondo de la guitarra. Estas tiras de colores dan personalidad y realzan la belleza del instrumento, aunque no son importantes por este motivo. En realidad las cenefas de la guitarra la protejen evitando que quede visible el grano de la madera del fondo y la tapa. Estas partes tienen mayor tendencia a absorber la humedad que las partes de la guitarra cuyo grano no está expuesto. Por otra parte, las cenefas también protegen la guitarra de pequeños golpes, que de otro modo, podrían provocar que el fondo, los aros, pero sobre todo la tapa se rajara.

En mi caso, haciendo juego con la pala y la roseta, el color azul también está muy presente en los filetes del aro (madera-azul-madera de sicomoro de 0,5 mm) y los del fondo (azul-natural de 0,5 mm y 1 mm también de sicomoro).

Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

43. Cerrando la guitarra: encolado del fondo usando sargentos caseros

Encolado-del-fondo-guitarra-en-la-solera

Encolado del fondo y cierre de la guitarra usando los sargentos de sujección de guitarra caseros. Por ahora, uno de los momentos más emocionantes del proceso de construcción de la guitarra ha sido sacarla de la solera y cogerla entre las manos. El palosanto de la India, el pinoabeto de los Alpes italianos y el cedro de Brasil, están, al fin, unidos indisolublemente dando la forma definitiva a la guitarra.

Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

41. Encolado de las cadenetas para unir aros y fondo

Encolado-cadenetas-aros-fondo-guitarra

Hoy he pegado la cadeneta de cedro para encolar el fondo a los aros y me he dado cuenta de que ¡tengo que comprar más pinzas de la ropa! Mañana encolaré la del aro de los graves. Además el fondo ya lo tengo con las barras trasnversales pegadas, por lo que tengo que cerrar la guitarra cuanto antes, ya que, en este punto, el fondo es muy sensible a los cambios de humedad que podrían hacer variar la curvatura de radio 6000 mm que le he dado a las barras. De todos modos, llevo un estricto control de la humedad (45%) desde que empecé la guitarra para minimizar los problemas tanto durante la construcción como una vez finalizado el instrumento.

Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+